Vinos

LLEGA A CHILE MODAVIN SANGUE DI GIUDA, ÚNICO FRIZZANTE TINTO EN EL PAÍS

  • Pionero en Chile y elaborado por una exclusiva y pequeña bodega de la zona de Lombardía, esta etiqueta sorprende por su intenso color rojo carmesí, su buqué afrutado y fresco, así como su buen cuerpo. Su burbuja, pequeña y leve, esa corona ligera por acción natural y el sutil toque dulce, termina por otorgarle esa intensidad y delicadeza en boca.

 

De un intenso color rojo, este vino italiano hace honor a la historia de Judas Iscariote. Se dice que, arrepentido de haber vendido a Jesús por un puñado de monedas de plata, se retiró a vivir al campo. Allí murió, derramando su sangre en una tierra inhóspita, con viñedos secos por las pestes,

la cual de manera milagrosa se volvió fértil. Desde entonces y de ese lugar nacieron los vinos que hoy se conocen como Sangue di Giuda o Sangre de Judas.

Este Sangue di Giuda, de Modavin, es de los pocos que existen en el Cono Sur y el único presente en el territorio nacional. La mano responsable de traer esta etiqueta inédita es Monteverdi, una nueva importadora y comercializadora de espumantes y frizzantes premium, la cual selecciona a cada una de sus marcas por sus atributos únicos.

Uno de ellas es Modavin, una exclusiva y pequeña bodega de la provincia de Cremona en Lombardía, con casi cien años de tradición en la producción vitivinícola y con una amplia experiencia en la elaboración de vinos espumantes. De hecho, cuenta con dos sellos. Uno es el de Denominación de Origen Controlada (D.O.C), que resguarda la calidad y la tipicidad de las uvas. El segundo es el Cuvée, que indica las mejores producciones de bodegas. Ambos dan una certeza absoluta a los consumidores de la calidad y el origen de las etiquetas de esta vinícola.

 

“La” etiqueta

 

Modavin Sangue di Giuda se destaca por ser un frizzante o vino aguja de color carmesí, el cual tiene una pequeña cantidad de CO2 procedente de una única fermentación (a diferencia de los espumantes). Está elaborado con las mejores uvas barbera y croatina de la región de Oltrepò Pavese. En boca es frutal y fresco, además tiene un pequeño toque dulce que le otorga intensidad y delicadeza, y que lo hace fácil de beber. De buen cuerpo, burbujas pequeñas continuas y un buque abocado, este vino de aguja se recomienda servir a una temperatura entre 6 y 8°C.

¿El maridaje? La recomendación para un Modavin  Sangue di Giuda va de lo salado a lo dulce. Los quesos de pasta dura, tales como el parmesano, reggianito, un cheddar, el emmental o un grana padano, son una excelente alternativa para este frizzante tinto único en Chile. También se puede revivir clásicos “piatti italiano”, al consumirse con pizza –ojalá la que incluya anchoas-, o pastas y lasagnas con salsa pomodoro o boloñesa. Una gran experiencia se puede experimentar si pasamos al mundo de las tortas, pasteles y ensaladas de frutas. Una excelente alternativa es probarlo acompañado de un tradicional postre italiano, como lo es el zabaione o sabayón.

Comentarios


Donaciones