Actualidad Opinión Salud

Pide ayuda

Por Sanndy Infante, sicóloga del Centro Clínico del ánimo y la Ansiedad

Hace un par de semanas se efectuó un sumario sanitario a un conocido mall de la capital por la
cantidad de suicidios que ahí ocurren. Instalar barreras anti suicidio o poner teléfonos para pedir
ayuda son algunas de las medidas que se toman en sitios que registran un mayor número de
suicidios. Como, por ejemplo, el puente Nankín sobre el río Yangtsé. Pero esto es sólo la punta del
iceberg: el problema es más de fondo, porque las cifras solo muestran los suicidios consumados y
esconde el número de intentos que es mucho mayor. Entre el 80% y 90% de las personas que se
suicidan dieron señales previas, aunque se piensa que quienes “amenazan con quitarse la vida”
no lo hacen.

Existe la creencia de que no se debe hablar de suicidios porque los fomentaría, sin embargo, la
evidencia muestra que hablar del tema genera alivio en quien lo está evaluando. Esto porque
ayuda a manejar la angustia que causa la intención de querer suicidarse. El suicidio no es sinónimo
de una enfermedad mental, pero sí de alguien que está sufriendo. Es un proceso de experiencias y
emociones muy dolorosas que se vuelven intolerables y, aunque se cree que afecta solo a adultos,
también existe en menores de edad. La diferencia está en que los primeros comenten menos
intentos, no obstante, son más letales y efectivos.

Son infinitas las necesidades que deben cubrirse para hacerse cargo del tema, tanto a nivel
individual como colectivo. Sin embargo, la primera recomendación es “estar” y tomarse un tiempo
para observar a otros y a uno mismo con el fin de pedir ayuda. Es válido estar mal, lo importante
es qué hacemos ante esto.

El deseo de morir viene aparejado de desesperanza. Los programas de acompañamiento, y la
posibilidad de acceder a salud mental, son un puntal para abordar el tema. Aun así, se hace
necesario desmitificar y des estigmatizar la salud mental. Es importante dar espacio para pedir
ayuda, pero además, para ser escuchados.

En definitiva, que se haya efectuado un sumario sanitario en un mall de Santiago, debido a la tasa
de suicidios, es atender un síntoma social, lo que está bien y es pertinente. Sin perjuicio de esto, se
hace necesario pensar en políticas públicas orientadas a la prevención. Cada uno de nosotros –
como parte de una sociedad – aportemos un granito de arena: mirarnos, escucharnos, ofrecer
apoyo y no juzgar. Pedir ayuda y darla si la solicitan. Y si no sabemos cómo apoyar, preguntar
cómo hacerlo. El camino hacia el suicidio es muy desolador y silencioso. Aun así, dar el primer paso
marca la diferencia. Si sientes agobio, o sospechas que algún cercano necesita apoyo. Pide ayuda.

Comentarios

Donaciones

Cybermonday 2022