Mujeres

UN PORNO 2.0 ÉTICO Y RESPONSABLE

  • Ya cuenta con un amplio estock de películas donde destaca el film “Mirar sin tocar” que tiene dos volúmenes, el cual también funciona como un evento vouyer, donde el primero ya tiene 49.500 reproducciones en Instagram, mientras que el segundo ha sido visualizado en 25.200 oportunidades.
  • Además puede verse en plataformas como Pornhub y Xvideos entre otras plataformas.

Javiera Marcos es actriz de profesión, más conocida en el mundo del porno chileno como la “Tía Cogollo”, pero no siempre estuvo delante de las cámaras, ya que su primera incursión empresarial fue con un Grow Shop, etapa en la que fue bautizada con su “nombre artístico” el 2010 en Internet y con el cual se ha hecho conocida en la industria del porno chilensis.

La empresaria cuenta como es que nació su pseudónimo en medio de la vorágine digital y como ha interactuado desde un comienzo en la web con su público cautivo.

“Me pusieron Tía Cogollo porque creé un personaje para la red social Tumblr que sigue funcionando pero no están popular como antes, además porque siempre he sido activista Cannabica”.

A lo que agrega que “Además en algún momento realicé talleres para la tercera edad para que pudieran aprender a hacerse remedios y sin ir más lejos mis propios abuelos trataron sus dolores con aceite cannábico”, recuerda la productora.

Pero como tantos otros su proceso de vida no ha estado exento de complicaciones y no dista demasiado de los inicios de otras estrellas de la industria internacional, debiendo buscar un nuevo camino y reinventarse.

“Yo trabajaba en un reconocido mall donde era jefa de tienda, tiempo donde me iba bien y ascendí, y todo eso pero llegó el 18 de octubre y la empresa no nos apoyo de ninguna manera, en un contexto donde no había metro y se interrumpieron otros servicios, por lo tanto, se hacía muy difícil llegar a trabajar. Entonces, comencé a pedir un apoyo en cuanto a acercamiento pero optaron por despedirme por necesidades de la empresa pero contrataron a otra persona el mismo día de mi despido”, cuenta la productora.

¿Cómo comenzó todo?

El porno en Chile es un mundo que al igual que el infierno está plagado de buenas intenciones donde comenzar en la industria asoma como el sueño del “pibe” pero son pocos los que se atreven a iniciar en este business.

La actriz siempre se sintió atraída por el cine para adultos porque desde muy temprano quiso trabajar haciendo películas porno, ya que “he visto material desde que tengo como 15 años, bueno, ahora soy actriz e inclusive hice mi tesis acerca de trabajo sexual”, recuerda.

“Luego del centro comercial empecé a trabajar con una amiga que tenía una empresa donde vendía ropa y comencé a incursionar en el marketing digital. En su negocio, mi amiga contrataba modelos, pero muchas de ellas eran trabajadoras sexuales y es ahí donde comencé a conocer el mundo del contenido erótico y sus plataformas como Onlyfans entre otras”, comenta la actriz.

En Chile, el porno es un rubro que está muy en pañales por lo que hay un mercado muy de nicho que se puede explotar si se tiene el conocimiento, imaginación, las herramientas y el talento.

“No le ponía nombre a las películas pero una de las primeras cintas digitales que hice como productora es Mirar Sin tocar, la que tiene 2 volúmenes, sin embargo, es también un evento donde se invita a gente y se arma un circulo, donde en el centro se monta una película y se graba. Funciona además como un evento voyeur sonde no se obliga a nadie a hacer algo que no quiera”, relata la empresaria.

Pero para que realmente sea una experiencia grata se tiene que estar atento a todos los detalles tanto en producción como en postproducción. “Es muy importante que sea un espacio respetuoso, seguro y en el que no se les obligue a nada -como ya se dijo-. Un lugar donde se puede mirar pero si no quieren no tienen que participar. Y pueden conservar su anonimato porque pueden estar con máscaras”, explica la profesional.

No obstante, este es un evento para el cual se debe pagar una entrada porque con ello se arrienda una locación y se cubre todo lo que tiene relación con la producción, “instancia donde  al final la gente puede ver la película que se grabo”, finaliza la actriz.

 

Comentarios