Noticias

Aaron Cassorla: ¿Cómo mantener la cadena de abastecimiento ante la falta de personal?

Las organizaciones alrededor del mundo han reaccionado al reciente brote de COVID-19 de diversas maneras, desde restringir los viajes no esenciales de los empleados hasta cancelar grandes eventos. A todas luces, la pandemia tiene el potencial de perturbar la fuerza de trabajo, las cadenas de suministro y la actividad económica en los meses venideros.

En la actualidad, prácticamente todas las empresas están conectadas o dependen de otras, por lo que es posible que no te veas directamente afectado por la crisis sanitaria, pero podrías verte afectado si un proveedor retrasa su cumplimiento debido a la inhabilitación de personal o instalaciones.

Por esto, es urgente que las empresas revisen y actualicen sus planes de continuidad para asegurar su capacidad de recuperación operacional; especialmente en aquellas compañías que dependen de suministro importado.

¿Cómo el coronavirus podría impactar en la cadena de suministro?

Aunque es difícil predecir las consecuencias exactas del coronavirus, las organizaciones podrían comenzar a ver los impactos a lo largo de la cadena de suministro, incluyendo:

Materiales: Escasez de suministro de materiales o productos terminados que vienen o se dirigen a través de centros logísticos en las zonas afectadas.

Mano de obra: Es posible que no haya mano de obra de cuello blanco y de cuello azul debido a las pautas de cuarentena o a las enfermedades.

Abastecimiento: Los viajes pueden estar restringidos a ciertas áreas, lo que limita la capacidad de descubrir, calificar y certificar nuevos negocios o programas y de realizar transacciones comerciales.

Logística: Los centros y redes de suministro establecidos pueden experimentar limitaciones en la capacidad y la disponibilidad, de modo que incluso si los materiales estuvieran disponibles, se quedarían atascados en otro lugar. Encontrar rutas y medios de transporte alternativos será difícil.

Los consumidores: Los consumidores pueden ser más cautelosos en sus hábitos de compra debido al temor a estar en público y a la posible exposición al virus. Muchos pueden recurrir a las ventas en línea, desafiando las redes de logística.

Tomar acción antes de que sea tarde

Si bien es posible que ya hayas recibido noticias desalentadoras de proveedores o clientes, no es el fin del mundo y con la planificación adecuada, tu empresa podrá seguir generando valor en el mercado y percibiendo nuevas oportunidades de crecimiento, aunque éstas impliquen salir de la zona de confort. Si lo analizas con detenimiento, entenderás que las crisis no son más que pruebas que desafían la capacidad de adaptabilidad del negocio y los equipos de trabajo. Con total seguridad, este momento de incertidumbre y letargo económico pasará, pero tu empresa se quedará con la experiencia y la estrategia para enfrentar cualquier otra situación de riesgo a mediano o largo plazo.

Según Nitin Dsouza, Director de Estrategia y Transformación de Publicis Sapient, de Inglaterra, las organizaciones deben comenzar con estrategias de planificación de escenarios optimistas y conservadores, en las que se consideren diferentes entornos de demanda a lo largo de toda la cadena de suministro.

Escenario optimista: COVID-19 será contenido para abril o mayo, con la vuelta a la normalidad en las operaciones globales hasta el final del segundo trimestre.

Escenario conservador: COVID-19 seguirá prevaleciendo, con impactos continuos que duran hasta el cuarto trimestre.

Cuando se evalúa el impacto de una crisis en el sistema logístico, es necesario identificar los puntos más vulnerables y el tiempo que se tarda el conflicto en generar confusión, retrasos o incumplimientos. Por lo tanto, es importante hacer una revisión general de los recursos utilizados para mantener activa la cadena de abastecimiento. Al mismo tiempo, se recomienda realizar simulacros o “pruebas de campo” para entender qué tan útiles son tus estrategias actuales y si realmente funcionan los nuevos planes de contingencia.

Por otro lado, las tecnologías y las herramientas obsoletas pondrán en peligro la ejecución satisfactoria incluso de los mejores planes. De forma multidisciplinaria, se debe identificar cualquier deficiencia en las herramientas disponibles y crear una lista completa de requisitos que mejoren su capacidad de ejecución. En este punto, la automatización y los modelos de machine learning para procesos logísticos son grandes aliados cuando se trata de tomar acciones de emergencia, interrumpir eventos riesgosos y redistribuir stock para evitar desabastecimiento.

Veamos cómo funciona esta tecnología tomando como ejemplo el orquestador logístico OMNIX, un software diseñado para predecir, orquestar y optimizar la cadena de valor en diferentes escenarios:

Aunado a la optimización del monitoring de recursos, es vital tomar medidas holísticas para proteger tanto a las personas que trabajan en la organización como a la estabilidad financiera de la misma. Ten en cuenta el siguiente checklist:

Trazar un mapa de las dependencias de la empresa para comprender dónde podrían impactar las interrupciones en las cadenas de valor.

Consultar con tus proveedores más afectados sus medidas de preparación ante la crisis.

Reparar fallas y eliminar vulnerabilidades en el ecosistema tecnológico actual de la empresa.

Establecer una estrategia que permita a los empleados seguir funcionando sin ponerlos en peligro.

Asegurarse de que los empleados puedan trabajar efectivamente desde su casa.

Verificar que tienen las herramientas, la tecnología, la capacidad y las medidas de seguridad necesarias para apoyar a una gran fuerza laboral remota.

Revisar las políticas de Recursos Humanos para asegurarse de que los empleados no se vean afectados personalmente si deben estar en cuarentena durante un período prolongado y modifique las políticas según corresponda para dar mayor flexibilidad a los acuerdos de trabajo normales.

Determinar prioridades y requisitos mínimos de personal para apoyar estas prioridades, en caso de que se necesite funcionar con una fuerza de trabajo significativamente reducida.

Identifique a los empleados clave y asegúrese de que los demás miembros del personal hayan recibido la capacitación adecuada para cubrir ampliamente su ausencia.

Crear un plan de comunicaciones que incluya la provisión a los empleados y otros interesados de actualizaciones periódicas, como clientes, proveedores y partners.

Comentarios


Donaciones