Actualidad Educación

¿Cómo incentivar a los niños y niñas a leer durante lo que queda de vacaciones?

Cómo incentivar a los niños y niñas a leer durante lo que queda de vacaciones

  • Una de las claves es que los padres asuman esta labor como algo entretenido y que aportará al desarrollo adecuado de sus hijos. “No se trata de continuar el colegio en verano, sino de aprovechar los aprendizajes del año y darles un sentido”, opina Malva Villalón, psicóloga y especialista en aprendizaje inicial de la lectura y la escritura.

El verano implica descanso, juegos, naturaleza y desconexión de las preocupaciones del resto del año. Más aún para niños, niñas y adolescentes, quienes sienten esta época como el único momento para dejar atrás las obligaciones escolares. Sin embargo, hay un hábito que los especialistas recomiendan sostener durante los meses de verano, ya que puede marcar una diferencia importante cuando llegue el minuto de retomar los estudios y, también, durante el resto de la vida: el gusto por la lectura.

Malva Villalón, psicóloga y especialista en aprendizaje inicial de la lectoescritura y docente de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, opina que a los meses de verano se les puede sacar mucho partido para mejorar las capacidades de lectura y escritura. “No se trata de continuar el colegio en verano, sino de aprovechar los aprendizajes del año y darles un sentido. La lectura y la escritura no son tareas que se hacen solo para pasar de curso, son elementos fundamentales para convertirse en una persona preparada y un ciudadano que aporte al bien común”, sostiene la educadora, quien además recomienda no hacer competir a los libros con los dispositivos electrónicos durante las vacaciones. “La mayoría de los niños tienen interés en las pantallas más que en las páginas. Hay que seleccionar material de calidad en ambos sistemas y, especialmente, dedicar tiempo compartido a aprender a usarlas de manera fructífera, equilibrada y reflexiva”.

Villalón afirma que los padres deben tomar un rol activo en el fomento de las habilidades de lectoescritura: “La comprensión lectora y la producción escrita son recursos fundamentales en la sociedad, pero sin una formación sólida, pueden servir para fines muy limitados, tales como adquirir bienes de consumo y formarse opiniones desde las redes sociales sin la capacidad de evaluarlas”.

Como una manera de ayudar a los padres a encontrar mecanismos para incentivar la lectura en sus hijos , la docente entrega tres sencillas recomendaciones:

o   Para niños y niñas entre 0 y 3 años, seleccionar textos multimodales, con imágenes y textos breves, con colores, textos divertidos y sorprendentes, que incluyan onomatopeyas, rimas o canciones simples. En estas edades las imágenes cercanas a la realidad son más adecuadas que las caricaturas.

o   Para menores de 6 a 8 años, buscar narraciones con niños como protagonistas, con historias de aventuras épicas para ellos, y relatos de amistad y vida familiar para ellas.

o   Para complementar la lectura con las herramientas digitales, se puede ver una película y luego buscar libros con temáticas relacionadas, ya sea sobre animales, culturas, fenómenos naturales y sociales, lugares. Esto además ayudará a ampliar el conocimiento del niño.

Además de estos consejos, la Fundación Sara Raier de Rassmuss, en su permanente esfuerzo por entregar herramientas efectivas para mejorar la capacidad de lectoescritura de los niños, pone a disposición de la comunidad escolar su Programa Alfadeca, el cual combina la memoria visual y auditiva, logrando que los menores aprendan a reconocer letras de forma multisensorial. El programa ha sido aplicado con éxito en 10 colegios de tres comunas de la Región Metropolitana, alcanzando a un total de 450 niños y niñas de primero y segundo básico y logrando que el 71% finalice leyendo en 1º básico. La fundación pone también a disposición de la comunidad material gratuito del programa e investigaciones en su sitio web www.fsrr.cl .

“La lectura y la escritura deben ser parte del tiempo que comparten padres e hijos. A los niños les interesa tener la atención de los adultos, aprender de ellos y pasarlo bien juntos. Esto puede lograrse con una pelota de fútbol o preparando una pizza. Hacerlo con la lectura de textos de calidad aporta una experiencia más rica y compleja de conocimiento del mundo, las personas, la naturaleza y la cultura”, concluye Villalón.

Comentarios


Donaciones