Bienes Nacionales

CIENTÍFICOS CHILENOS SE UNEN EN DEFENSA DEL BOSQUE NATIVO

  • Investigador de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Jean Pierre Francois, explica elaboración de informe técnico que respalda dictamen de Contraloría para frenar eliminación y reemplazo de vegetación nativa por cultivos agrícolas.

 

Científicos de 15 universidades del país presentaron documento técnico para apoyar dictamen de la Contraloría General de la República, que declara ilegal el “Plan de manejo para la sustitución de bosque nativo por plantaciones agrícolas” -aprobado por la Corporación Nacional Forestal (CONAF)-, y que la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) busca dejar sin efecto mediante un recurso de protección.

“Fundamentos científicos acerca del impacto ambiental del otorgamiento de planes de manejo de corta de vegetación nativa para la recuperación de terrenos con fines agrícolas” se titula el texto firmado por 76 científicos, entre los cuales se cuenta el coordinador docente de la carrera de Geografía de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), doctor Jean Pierre Francois, e integrante del Laboratorio de Geografía Ambiental y Palinología de dicha institución.

De acuerdo a lo expresado por el académico, la Contraloría menciona en su dictamen 6271/2020, que resulta incompatible autorizar un plan de manejo de corte de bosque nativo para recuperación de terrenos con fines agrícolas, por cuanto dichos permisos no cumplirían con el objetivo de proteger, recuperar y mejorar el bosque nativo de modo de asegurar la sustentabilidad forestal y la política ambiental, por lo que CONAF deberá adoptar las medidas que correspondan para dar cumplimiento a lo concluido en el dictamen. Todo esto en el contexto de la legislación actual, la cual se rige por la Ley 20.283 promulgada el año 2008, y que busca favorecer la recuperación y mejoramiento de los bosques nativos.

El documento redactado por los investigadores chilenos, representados legalmente por la ONG FIMA, expone con argumentos científicos por qué la práctica de sustitución del bosque nativo, especialmente de bosques de espino y esclerófilo, así como de formaciones xerofíticas de Chile Central, por plantaciones de monocultivos agrícolas -principalmente paltos-, no constituye en ningún caso un beneficio para el medioambiente.

“Uno de los argumentos que esgrime la SNA para justificar el reemplazo de formaciones xerofíticas naturales por monocultivos de palto, son los beneficios económicos de esta actividad. Esto es una falacia, porque bajo el modelo exportador chileno, la mayor cantidad de empleos que ofrece esta actividad es de carácter temporal y, muchas veces, vinculado a mano de obra migrante y feminizada, lo que finalmente termina favoreciendo a la desigualdad social y económica imperante en el país”, explica el académico de la UPLA.

El documento plantea que los cambios de uso de suelo tienen un efecto significativo y negativo sobre el aprovechamiento sustentable de los recursos forestales, el resguardo de la calidad de las aguas, y el cuidado y mantención de los suelos. Llay-Llay, Catemu y La Ligua, comunas de la región de Valparaíso, son un fiel reflejo del impacto de la deforestación de vegetación nativa para la habilitación de cultivos agrícolas en laderas de sus cerros.

APORTES UPLA

 

La contribución concreta del Laboratorio de Geografía Ambiental y Palinología de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Playa Ancha, en la elaboración del informe técnico, fue la de aportar datos referentes a un análisis territorial multitemporal, que examina el cambio de uso de suelo durante los últimos 33 años en el Valle de Aconcagua, en relación a los cultivos de paltos en ladera.

“Elaboramos una serie de cartografías del Valle del Aconcagua, que permiten examinar y evidenciar la expansión de los monocultivos de paltos en ladera en los últimos 33 años. Utilizando imágenes satelitales y la técnica de teledetección fue posible identificar estos cultivos de paltos y obtener su cobertura, lo cual posibilitó finalmente estimar la relación arial de estos cultivos a lo largo del tiempo, dando cuenta de una expansión exponencial de estas plantaciones durante las últimas 3 décadas en el Valle del Aconcagua”, precisa el investigador.

De manera adicional se compilaron datos de estaciones metereológicas y de niveles freáticos de pozos presentes en el Valle del Aconcagua.

“Esto –agregó el profesional- con el objetivo de examinar la posible relación entre la expansión de estos monocultivos de paltos y el recurso hídrico. Los resultados dan cuenta que, durante los últimos 10 años, que es el período en que se ha acelerado la expansión de monocultivos de palto, se registra también una importante caída en los niveles de los pozos, dando cuenta de una profundización del acuífero en el valle del Aconcagua”.

Gran parte de los resultados están basados en una tesis de pregrado desarrollada por la estudiante y hoy geógrafa Yael Aguirre, que se desempeña en el Laboratorio de Geografía Ambiental y Palinología de la UPLA.

El académico relevó el compromiso asumido por parte de la comunidad científica en cuanto a contribuir a la protección de los ecosistemas naturales, el cual consiste no solo en la generación de datos, sino también en ponerlos al servicio de la comunidad, haciéndose parte de acciones legales en favor de su protección.

 

Comentarios


Donaciones