Ciencia y Tecnología

La nube, solución digital para nuevas realidades

Gentileza

Las empresas ya se encontraban encaminadas hacia la nube antes de la llegada del Covid-19. Sin embargo, la llegada de la pandemia ha acelerado estos procesos debido a la urgencia de adaptabilidad por parte de las organizaciones, muchas de las cuales no pueden hacerse valer en un mundo donde cada vez se aprecia más lo digital.

Solamente en el cuarto trimestre de 2020, el gasto en servicios de infraestructura en la nube aumentó 32%, es decir, US$39.900 millones de dólares, demostrando la intensa demanda que tienen las empresas por respaldar su información. Es más, según el Informe Cloud 2021 realizado por Sapia Research, el cual se aplicó en 28 países, 88% de las organizaciones encuestadas afirmaron acelerar el proceso de digitalización durante la pandemia.

Este momento ha servido como una moneda de dos caras para las empresas a nivel mundial, ya que por un lado ha causado una disrupción masiva en las empresas, pero por otra parte ha servido como un respiro para evaluar cómo la tecnología puede serles de ayuda a sus industrias, sobre todo en el mundo completamente nuevo que ha dejado el Covid-19, el cual no solo ha afectado la manera de convivir de las personas, sino también sus necesidades.

Es en este aspecto, donde el vicepresidente de Infor en Latinoamérica, Volker Lafrenz, hace un análisis y explica la necesidad de la migración para las empresas. “Esta urgencia de adaptarse a las condiciones cambiantes y empoderar una fuerza de trabajo remota está acentuando los beneficios que la nube puede aportar. Sin tener que preocuparse por la infraestructura física del hardware y de la seguridad, las empresas podrán rápidamente implementar soluciones de punta para soportar los grandes cambios del modelo empresarial, respondiendo a las presiones del mercado y aprovechando las oportunidades”, destacó el ejecutivo.

Es en ese sentido, que empresas de suministros y retail son de los tipos de negocios que se vieron más afectados durante la pandemia. Las primeras (suministros), demostraron la vulnerabilidad que tienen en su red tradicional, viéndose con faltas repentinas de productos, mientras que en el retail no estuvieron preparados para el boom que sería el formato de ventas online, el cuál se ha vuelto una de las demandas más grandes de los consumidores durante la crisis sanitaria.

Este escenario está convirtiendo a la innovación en un salvavidas económico. Las empresas están usando soluciones EAM para la gestión de los activos físicos para ayudar a crear ambientes de trabajo seguros. Las empresas de manufactura utilizan soluciones ERP en la nube para ayudar en las operaciones debido a las disrupciones de la cadena de suministro. A su vez, las tiendas de retail se están pasando a modelos online y los restaurantes están transformando sus estacionamientos en lugares donde instalan mesas considerando el distanciamiento social. A este contexto se suma que las empresas de servicio se están volcando a las ofertas virtuales, mientras que las instalaciones de salud también se están reinventando digitalmente.

“Las empresas que aprovechen la tecnología estarán bien posicionadas para aplicar la innovación, las estrategias digitales y el pensamiento centrado en el cliente en sus procesos. Aquellas que no sigan el ritmo de los cambios se quedarán lamentablemente afuera”, advirtió Lafrenz.

Mejora sustancial de los tiempos de trabajo

El deseo de un rápido retorno de la inversión (ROI) impulsa a las organizaciones a tomar decisiones audaces, adoptando nueva tecnología, así lo deja ver la socia Senior y co-líder global en McKinsey Digital, Kate Smaje, “los líderes empresariales dicen que han logrado en 10 días lo que antes les hubiese tomado 10 meses, este tipo de velocidad es lo que está disparando una ola de innovación que nunca hemos visto”, afirmó.

En Infor son conscientes de este panorama, por lo que según sus expertos hoy es clave utilizar un modelo de implementación 60-30-10, con tal de cumplir con la demanda de implementaciones rápidas, implicando que el 60% de la funcionalidad debe adoptarse “out of the box” y el 30% por medios de funciones específicas para el sector ya incluidas en el software. El 10% restante son los verdaderos diferenciadores de cada organización, los que son personalizados.

¿Qué depara el futuro?

Las organizaciones se preocupan más de la sustentabilidad y de la resiliencia, y esto continuará después de la pandemia. Las grandes empresas son frecuentemente las mejores equipadas para adaptarse, y las empresas más pequeñas son las golpeadas con más fuerza, creando una disparidad aún mayor.

La brecha entre los que se adaptan y los que no lo hacen se continuará agrandando en la medida que vuelven los gastos de los consumidores, los viajes y las actividades presenciales, señalan los expertos del sector tecnológico. Esto es respaldado por McKinsey, consultora que estima que el proceso de planeamiento financiero para el 2021 presentará una oportunidad para transformar las lecciones aprendidas de la pandemia COVID-19 en un ejercicio duradero vinculando la estrategia para lograr mayor valor.

Volker Lafrenz agrega que estamos en un punto de inflexión, en el cual “las soluciones modernas en la nube pueden brindar un rumbo directo a la agilidad. Sin duda, que trabajar con una empresa de tecnología con la misma visión y el mismo compromiso hacia el éxito del negocio es un paso enorme en la dirección correcta”.

Comentarios


Donaciones