Deportes

SUBARU IRONMAN 70.3 DE COQUIMBO: ANDY POTTS GANÓ Y CONFIRMÓ PORQUÉ FUE “TOP TEN” EN HAWAI

La supremacía norteamericana se hizo sentir en este triatlón porque en mujeres Lauren Goss también fue campeona y Alicia Kaye segunda. Los chilenos Felipe Van de Wyngard y Pamela fueron terceros.

Confirmando los antecedentes de los que llegó precedido, el estadounidense Andy Potts ganó el Subaru IRONMAN 70.3 de Coquimbo con un tiempo de 4 horas 02 minutos y 30 segundos, que  constituye un  nuevo récord en esta segunda versión que tuvo un final apasionante con quien fue el primer campeón, el brasileño Santiago Ascenco, quien cronometró 4 horas 03 minutos 34 segundos.

 

El tercer lugar se lo adjudicó el chileno Felipe Van de Wyngard con 4 horas 04 minutos, 32 segundos y quien desde el primer minuto tuvo una disputada carrera con Potts, cediendo posiciones en el último giro del trote de 5.25 kilómetros, al no poder darle alcance, luego de estar a menos de 15 segundos de distancia siendo sobrepasado por el brasileño Ascenco, que hizo su último esfuerzo por adjudicarse el bicampeonato de esta carrera organizada por el Club Deportivo de la Universidad Católica.

La masiva convocatoria y ambiente que rodeó la competencia se vio realzada por un sol primaveral que desde las primeras horas acompañó a los 580 participantes de esta triatlón que com prendió 1.900 de natación, 90 kilómetros de bicicleta y 21 kilómetros de trote.

Los pergaminos de Potts

Potts, de 41 años, 1,97 de estatura, ratificó todo su poderío que había demostrado hace pocas semanas al alcanzar la octava posición en el Mundial en Kona, Hawai, un Ironman completo y considerado como el más exigente del mundo y disputado recién el 13 de octubre pasado.

La supuesta “longevidad” de Potts –de hecho es el atleta de mayor edad que compitió entre los élite-, no le impidió una capacidad de recuperación asombrosa que ratificó de palmo a palmo en Coquimbo. Su palmarés registra Campeón del Ironman 70.3 en California, en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro en 2008 y seleccionado olímpico en Atenas 2004.

En la primera fase de la natación de 1.900 metros Potts salió en el segundo lugar detrás de Jarrod Shoemaker –quien luego abandonó en el tramo de la bicicleta- que le permitió hacerse la punta a la altura del kilómetro 40 de la ruta 5 note y nunca más volvió a soltarla. El chileno Van de Wyngard siempre le pisó los talones y en algún momento se pensó que podría sobrepasarlo, cuando en el tercer giro del trote se situó a sus espaldas a pocos segundos de distancia.

Sin embargo Potts tenía una “quinta marcha” y en los últimos tres kilómetros se despegó a gran velocidad de Van de Wyngard siendo presionado por Santiago Ascenco con quien mantuvo una distancia de poco más de un minuto hasta llegar a la meta.

“No podía dejar de venir, ya había dicho que sí…” dijo Andy Potts exteriorizando ante las cámaras su inmensa alegría por el triunfo alcanzado. “Me gustó mucho el circuito Coquimbo es una ciudad que me encantó”.

Consultado si no fue arriesgado haber corrido después de que hace una semana estuvo en Hawai, indicó que pudo recuperarse “y llegué bien, siempre pensé que podía ganar”.

Finalmente, dedicó este triunfo a su hijo señalando que “corrí con el corazón porque a esta misma hora mi hijo está corriendo un triatlón en Colorado y pensaba en él”. Por su parte Santiago Ascenco lamentó no poder revalidar su título pero se sintió muy contento con su performance. Fue una carrera muy rápida Potts y Shoemaker tiraron siempre el tren lo que me permitió mejorar mi marca del año pasado de 4 horas 20 minutos dos segundos. Me voy contento, un segundo lugar es una buena ubicación y ahora a pensar en Pucón”, señaló el brasileño.

En tanto el chileno Van de Wyngard se mostró conforme con el tercer lugar. “Coquimbo es un circuito muy duro, hay que correrlo para darse cuenta. Yo realicé una carrera inteligente porque sabía que para meterme entre los tres primeros debía medirme con Potts y tratar de contener a Ascenco”.

Goss, la pequeña gigante

A pesar de su figura menuda la deportista estadounidense Lauren Goss, 30 años, se adjudicó el Subaru IRONMAN 70.3 de Coquimbo con un espectacular tiempo de 4 horas 34 minutos y 30 segundos. La deportista natural de Massachusetts, tuvo un duelo personal muy estrecho con su compatriota Alicia Kaye (4 horas, 35 minutos, 24 segundos), quien lideró la prueba y finalmente en los últimos kilómetros fue sobrepasada por Gross.

Gross es primera vez que se presentaba en Chile  y declaró estar muy feliz, pero que “no pensé que fuera una prueba tan exigente”, señaló quien también venía precedida de sólidos antecedentes como campeona de los IRONMAN 70.3 de Ecuador, Costa Rica y primera en el Panamericano de Lima.

El tercer puesto correspondió a la chilena Pamela Tastets con un crono de  4 horas 51 minutos y 29 segundos.

Comentarios

Donaciones

Cybermonday 2022