Actualidad

LOS PLANES DE LAS COMPAÑÍAS PARA CERRAR ESTE FIN DE AÑ

United happy multi-ethnic startup team give high five together share success, celebrate great teamwork, motivated diverse employees business group participate training, good corporate relation concept
  • El contexto actual del país ha generado cuadros de estrés y alteraciones al día a día de los colaboradores de todo tipo de organizaciones. Por ello, las empresas han instalado, en vez de las grandes celebraciones de fin de año, instancias en las que sus miembros puedan conversar y reflexionar en conjunto.

Debido al estallido social, que ha generado problemas de locomoción colectiva, retrasos en los trayectos y horarios especiales de atención en los diferentes comercios – entre otros problemas para la vida cotidiana de los chilenos –, las organizaciones están experimentado un cambio de visión que ha desembocado en terminar el año de manera diferente. Este 2019 se planifica cerrar sin grandes celebraciones o regalos corporativos, como era la costumbre, pero sí haciéndose responsables de sus colaboradores, coordinando diversas instancias de reflexión. “La relación de las empresas con sus trabajadores es primordial, sobre todo en estos momentos. Aquellas que estén en el camino de escuchar y ponerse en el lugar de ellos marcarán la diferencia notablemente”, comenta Ariel Vidal, Director Académico del Programa de Alta Dirección en The Valley, hub de conocimiento asociado a la transformación digital.

Es importante que las personas sientan seguridad de su trabajo, dado que este último tiempo han ocurrido despidos masivos con el argumento de necesidades de la empresa. La cifra, que en noviembre ascendió a un 84% respecto al mismo mes en el 2018, ha generado incertidumbre entre la fuerza laboral, lo que lleva a cuadros de estrés por el temor al desempleo, sin poder mencionarlo al jefe. Desde hace más de una década los expertos en Recursos Humanos indican que los líderes actuales deben prestar atención a sus trabajadores más allá del ámbito profesional, preocupándose por el grupo humano, generando un mayor compromiso con el propósito del equipo completo.

Como no ha sido un fin de año normal los expertos recomiendan que en lugar de realizar actividades corporativas de celebración, se dé cabida a la reflexión, al diálogo, a conversar de los sentimientos y emociones de los colaboradores con los superiores, como manera de desahogo y de generar una red de apoyo en la organización. “Efectuar este tipo de instancias crea camaradería entre los pares, donde se descubren a sí mismos y a los demás y se dan cuenta que no están solos en el sentimiento”, agrega el directivo.

Además de la incertidumbre, es común que se generen “bandos” debido a las diferencias de opinión. Lo primordial es que al establecer las instancias de conversación se cuente con un mediador. Como afirma Vidal, “un líder tiene la responsabilidad de ser coach de su equipo, además de instaurar el espacio de conversación para que cada uno tenga la libertad de dar su opinión en base al respeto y la confianza que se le brinda para ello”.

El llamado es entonces a transformar las “fiestas de fin de año” en un escenario de diálogo, confianza y seguridad entre trabajadores y organizaciones, para dar paso a un nuevo año con una visión distinta con lazos entre ambos.

Comentarios